Cada año mueren más de medio millón de personas por la violencia ejercida a través de este armamento ilegal. : ¿Sabes cuánto dinero mueve el tráfico de armas?

Pistolas, ametralladoras, fusiles, cohetes, lanzagranadas, cabezas de mortero o granadas de mano se venden o compran por cárteles de la droga, grupos paramilitares y guerri­lleros, insurgentes, pandilleros, mercenarios, piratas o gobiernos dictatoriales.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el comercio ilegal de armas mueve entre 170 y 320 millones de dólares cada año en el mundo. Estas cifras suponen entre el 10% y el 20% del mercado lícito del sector, de acuerdo con los datos del Instituto Español de Estudios Estratégicos, en Madrid.

Tras la disolución de la URSS, un número elevado de armas quedó en desuso o fuera de control, lo que facilitó su venta a precios bajos. Junto a ello, la laxitud de algunos países a la hora de establecer barreras en las importaciones y exportaciones, la corrupción en los estamentos gubernamentales y los avances tecnológicos (transacciones bancarias electrónicas, internet, etc.), así como los robos, impulsaron el mercado negro.

Después del tráfico de drogas, el de armas es el segundo negocio prohibido más lucrativo del mundo. Sus consecuencias también son trágicas: cada año mueren más de medio millón de personas por la violencia ejercida a través de este armamento ilegal. En México, de los quince millones de armas de fuego que circulan por el país, trece millones (el 85%) han sido vendidas de forma fraudulenta. 

¿Cómo se burlan las leyes y acuerdos internacionales para adquirir este material? Según la analista política Lora Lumpe, hay dos piezas clave en el entramado: los corredores de armas, encargados de reunir a vendedores, compradores, financiadores y aseguradores para que hagan un trato; y los agentes de transporte, que contratan vehículos, personal de carga y descarga y tripulaciones para llevar la mercancía al punto de destino.

Nota vía Muy Interesante

El abrebocas se utilizó en los barcos negreros para forzar la alimentación de los esclavos.: Abrebocas: una herramienta de tortura en el siglo XVIII

Los abrebocas y bajalenguas  fueron ideados para mantener la boca abierta del paciente y facilitar así las intervenciones dentales o quirúrgicas. Sin embargo, con el tiempo, la retorcida mente humana le dio un uso completamente distinto y denigrante.

El “especulum oris” como se conocía al abrebocas en el siglo XVIII, se utilizó en los barcos negreros para forzar la alimentación de los esclavos. Muchos de ellos se negaban a comer para poner fin a su dolorosa travesía por el Atlántico. Cuando eso sucedía, para no sufrir perdidas económicas (ya que sin carga no hay beneficios), se colocaba este instrumento metálico entre los dientes y con cada vuelta del tornillo se forzaba a abrir la boca un poco más, entonces la comida era empujada por la garganta con la ayuda de un embudo.

Unos veinte millones de esclavos africanos fueron transportados en estos barcos entre 1518 y 1870. Se estima que un poco más de la mitad, entre once y trece millones, pudieron sobrevivir a la travesía.

12 - Right

Foto vía biusante.parisdescartes.fr

Nota vía Arqueología de la Medicina

El bebé tiene el ADN de su padre y de su madre, más una pequeña cantidad de código genético de una donante.: Nace el primer bebé con "tres padres" gracias a un controvertido nuevo tratamiento en México

La revista New Scientist ha dado la exclusiva. Un niño de cinco meses de edad es el primer bebé nacido gracias a un procedimiento reproductivo que incorpora el ADN de tres personas para librarlo de una enfermedad hereditaria de su madre. Lo más novedoso es que con esta técnica no se han de destruir embriones sobrantes. La técnica, aprobada legalmente desde 2015 solo en Reino Unido, se conoce como ‘embrión de los tres padres’.

Pero el nacimiento tiene otra peculiaridad añadida. Además de permitir que padres con mutaciones genéticas raras tengan bebés sanos, en este caso además no se han tenido que destruir embriones.

Los progenitores, de origen jordano, llevaban 20 años intentando formar una familia.

La revista New Scientist ha publicado en exclusiva este hallazgo conseguido por el equipo de John Zhang, en el Centro de Fertilidad de Nueva Esperanza en Nueva York (EE UU).

Los genes de la enfermedad se encuentran en el ADN de las mitocondrias. Mientras que ella está sana, el síndrome de Leigh fue responsable de la muerte de sus dos primeros hijos.

De ahí la necesidad de utilizar esta técnica. El bebé tiene el ADN de su padre y de su madre, más una pequeña cantidad de código genético de una donante. Como el método no ha sido aprobado en EE UU, Zhang se fue a México. “Allí no hay reglas”, ha explicado el médico, que considera haber tomado la decisión correcta “para salvar vidas desde un punto de vista ético”.

El método aprobado en Reino Unido se denomina transferencia pronuclear y consiste en fecundar tanto el óvulo de la madre como el óvulo de una donante con el esperma del padre. Antes de que los óvulos fertilizados comiencen a dividirse en embriones en fase inicial, se elimina cada núcleo. El núcleo del óvulo fertilizado de la donante se desecha y se sustituye por el de la madre.

Sin embargo, esta técnica no era apropiada para la pareja por sus creencias religiosas, ya que como musulmanes se oponían a la destrucción de dos embriones. Así que Zhang utilizó un enfoque diferente.

Para ello quitó el núcleo de uno de los óvulos de la madre y lo insertó en el óvulo de la donante cuyo propio núcleo había sido eliminado. El óvulo resultante –con el ADN nuclear de la madre y el ADN mitocondrial de la donante– fue fertilizado con el esperma del padre.

Los especialistas usaron el procedimiento para crear cinco embriones pero solo uno se desarrolló con normalidad, el resto no resultaron viables. Este embrión se implantó en la madre y el niño nació nueve meses después. El equipo describirá estos hallazgos en el Congreso Científico de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, que tendrá lugar en Salt Lake City en octubre.

Nota vía IntraMed.

Gracias a Xeljanz más del 50 por ciento de los pacientes vieron que su pelo volvió a crecer.: Un medicamento para la artritis podría servir para un tipo de pérdida de pelo

En las personas que sufren una afección que provoca una pérdida de pelo que resulta deformante, un medicamento que se usa para la artritis reumatoide podría hacer crecer de nuevo el pelo, según un pequeño estudio reciente.

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune que provoca la caída de pelo en algunos puntos o completamente, en la cabeza, el cuerpo, las cejas y las pestañas. Los investigadores hallaron que más del 50 por ciento de los 66 pacientes tratados con el medicamento Xeljanz (citrato de tofacitinib) experimentaron un nuevo crecimiento del pelo en 3 meses.

“Existe la esperanza ahora de que tengamos más cosas que decir a los pacientes aparte de recibir consejería y ponerse una peluca”, comentó el investigador principal, el Dr. Brett King, profesor asistente de dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

Xeljanz parece funcionar al detener el ataque del sistema inmunitario a los folículos capilares, dijo King. Además, los investigadores han identificado genes que podrían predecir la respuesta de un paciente al tratamiento, señaló.

King afirmó que es dudoso que Xeljanz funcione para los tipos de alopecia más comunes (como la calvicie de patrón masculino), que no son el resultado de una enfermedad autoinmune.

Se desconoce si el hecho de que el cabello vuelva a crecer será algo duradero o cuánto tiempo tendrá que seguir tomando el medicamento una persona, comentó King.

“Es posible que si podemos tratar a las personas durante el suficiente tiempo la enfermedad entre en remisión, pero no lo sabemos”, dijo.

Para realizar el estudio, King y sus colaboradores trataron a los pacientes con 5 miligramos de Xeljanz dos veces al día durante 3 meses. A lo largo de ese periodo, más del 50 por ciento de los pacientes vieron que su pelo volvió a crecer y un tercio de ellos recuperaron más de la mitad del cabello que habían perdido, señaló King. Los efectos secundarios fueron leves, añadió.

King espera que una gran compañía farmacéutica vea estos resultados y financie ensayos de mayor tamaño para buscar la aprobación de la FDA para el uso de Xeljanz como tratamiento estándar para los entre 4 y 11 millones de estadounidenses con alopecia areata.

El tratamiento con Xeljanz es caro y cuesta hasta 40,000 dólares al año. Dado que el medicamento no está aprobado para el tratamiento de la alopecia areata, quizá el seguro no lo cubra para ese uso, dijo King. Pero los médicos podrían convencer a las aseguradoras de que cubran los costos, añadió.

Xeljanz ha funcionado incluso en pacientes que llevaban perdiendo el pelo 5 o más años. El pelo empieza a crecer en un mes, y el crecimiento es significativo, ya que a menudo vuelve a crecer con un grosor y volumen normales o casi normales.

Se necesita más investigación para observar qué tan seguro es el tratamiento, especialmente en los niños, pero estos resultados nos hacen mantener la esperanza de que un tratamiento nuevo, seguro y efectivo podría estar pronto en el horizonte.

Nota vía MedlinePlus. 

Estudio comprueba que la comida no sabe igual con la música a todo volumen o mucho ruido a nuestro alrededor.: ¿Cómo nos influyen los sonidos mientras comemos?

Comemos con los ojos, la boca y… las orejas. Especialistas de la Universidad de Oxford han demostrado qué tanto influyen los sonidos a nuestro alrededor mientras comemos, han llegado a la conclusión de que la percepción del dulzor de un pastel aumenta si al ingerirlo escuchamos sonidos de alta frecuencia. Por su parte, los de baja frecuencia potencian el amargor del café y el gusto del parmesano y de la salsa de soya.

Y hay mucho más. En un entorno ruidoso, la percepción del dulzor de los alimentos se reduce notablemente. Otros experimentos indican que tanto el sabor dulce como el salado pierden fuerza cuando comemos escuchando música alta. Según los expertos, la relación entre audición y gusto no debe sorprender, ya que las ramas bilaterales del nervio facial que llegan a las papilas gustativas cruzan la membrana del tímpano en su camino hacia el cerebro.

Los sonidos también afectan a la saciedad. Así, si oímos cómo crujen las papas fritas en la boca o el ruido que causa un alimento al masticarlo, ingerimos menos cantidad que si escuchamos música o vemos una película con el volumen alto mientras comemos. Así lo demostró el año pasado un estudio de la Universidad Estatal de Colorado, en EE. UU. Es lo que se conoce como efecto crunch. Gina Mohr, coautora del trabajo, afirma que “los sonidos alimentarios constituyen una señal sensorial importante en la experiencia culinaria”.

Nota vía Muy Interesante

Un sorprendente nuevo estudio advierte que hay suicidio en niños preadolescentes.: Estudio comprueba que hay suicidio en niños de hasta apenas cinco años de edad

Un sorprendente nuevo estudio advierte que algunos niños preadolescentes (de incluso apenas cinco años de edad) podrían estar en riesgo de suicidio.

“Los adultos deben darse cuenta de que los niños en edad escolar, incluso de apenas 5 años, se suicidan”, advirtió el Dr. Gregory Fritz, director de la División de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown.

Los investigadores observaron las estadísticas de suicidio en 17 estados durante varios periodos entre 2003 y 2012, y se enfocaron en los niños de 5 a 11 años y en los de 12 a 14.

En esos estados, 87 niños (el 85 por ciento varones) de 5 a 11 años se suicidaron, al igual que 606 (el 70 por ciento varones) de 12 a 14, reveló el estudio.

Los niños en edad de escuela primaria que murieron por suicidio eran más propensos a experimentar problemas en las relaciones con sus familiares o amigos, mientras que los adolescentes que murieron por suicidio eran más propensos a experimentar problemas en una relación sentimental.

Un tercio de las víctimas de suicidio tenían un problema de salud mental, y el más común fue el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), con un 60 por ciento. El TDAH puede hacer que la gente sea impulsiva, pero no prueba que provoque suicidio.

Fritz dijo que puede ser difícil ayudar a estos niños porque sus pensamientos cambian con rapidez. “Quizá no estén pensando en el suicidio ahora, pero sí un día después. Eso lo dificulta”, señaló.

Entre los niños mayores con una afección de salud mental, la depresión fue el trastorno más común, con un 66 por ciento.

La asfixia y el estrangulamiento (como colgarse) fueron los métodos más comunes de suicidio entre los niños más pequeños. En el grupo de más edad, las muertes por armas de fuego fueron más comunes.

Fritz dijo que los adultos deben peguntar a los niños sobre el suicidio si están mostrando problemas de conducta, dando señales de infelicidad o haciendo cosas impulsivas o peligrosas: “¿Lo estás haciendo para hacerte daño a ti mismo?, ¿deseas no estar vivo?, ¿es la situación tan mala que desearías poder morir?”, planteó.

Artículo vía Intramed