¿Por qué la cafeína nos mantiene despiertos?

En el mundo, se consumen alrededor de 100,000 toneladas de cafeína, la mayoría en café y en té, pero también se puede encontrar en algunos refrescos, chocolate, pastillas de cafeína e incluso bebidas etiquetadas como descafeinadas.

La cafeína nos ayuda a mantenernos alerta, concentrados, felices y con energía, incluso si no hemos dormido lo suficiente.

En el cuerpo humano, la cafeína actúa como un estimulante del sistema nervioso central. Nos mantiene despiertos bloqueando una de las principales moléculas inductoras de sueño, una sustancia llamada adenosina. Las neuronas en tu cerebro tienen receptores para adenosina y cuando esta molécula se une a dichos receptores activa una cascada de reacciones bioquímicas para que puedas quedarte dormido.

La cafeína y la adenosina tienen estructuras muy similares. Por esta razón la cafeína se une a los receptores para que no puedan ser activados por la adenosina. Asimismo, al no llenar completamente el espacio que ocuparía la adenosina en el receptor, también permite que la dopamina se una a receptores específicos para activar sentimientos de placer.

Hay evidencia de que el efecto que tiene la cafeína sobre los receptores de adenosina y dopamina puede tener efectos benéficos a largo plazo, reduciendo el riesgo de enfermedades como Parkinson, Alzheimer y algunos tipos de cáncer.

Pero no todos los efectos de la cafeína son tan útiles, puede hacerte sentir bien y más alerta, pero también puede aumentar tu presión arterial y frecuencia cardiaca, lo que puede llevar a un aumento de orina o diarrea y contribuir a insomnio y ansiedad.

Además, tu cerebro puede adaptarse a un consumo regular de cafeína, generando más receptores de adenosina, entonces aunque haya cafeína en tu cerebro la adenosina todavía puede hacer su trabajo para que puedas dormir. Por eso necesitas consumir más y más cafeína para poder mantenerte alerta, ya que tu cuerpo produce más y más receptores de adenosina que necesitan ser bloqueados.

Si dejas de consumir cafeína de repente puede resultar poco placentero, ya que habrá muchos receptores pero ya no habrá competidor (cafeína), por lo cual la adenosina puede actuar más lentamente, causando cansancio, dolor de cabeza y humor depresivo. No obstante, en algunos días los receptores extra de adenosina desaparecerán, tu cuerpo se reajustara y te sentirás tan alerta como siempre incluso sin ninguna infusión del estimulante más popular del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *