El 15 de Septiembre se conmemora el Día Mundial del Linfoma. El linfoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células del sistema linfático. En México, el linfoma de no Hodgkin ocupa el tercer cáncer más común en el sexo masculino y el sexto en el femenino.

Existen más de 60 tipos y solo el 50% es curable. Se presenta con mayor frecuencia en adultos que en niños y las probabilidades de tener la enfermedad aumenta con la edad, a partir de los 50 años.

Existen dos tipos de linfoma:
-Linfoma de Hodgkin (también conocido como enfermedad de Hodgkin)
-Linfoma no Hodgkin (este tipo de cáncer es el más común)

Cualquier tipo de linfoma se comporta, propaga y responde a tratamiento de manera diferente.

El diagnóstico de un linfoma en sus inicios es algo complicado debido a que los síntomas son comunes como el cansancio, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y sudoración nocturna. Estos síntomas son confundidos frecuentemente con enfermedades comunes como la gripe.

Sin embargo, si notas la presencia de un bulto que no duele en el cuello, axilas o inglés y tomas medicamento, esto es una señal de alerta.
Es recomendable realizar una biopsia para confirmar o descartar la enfermedad.
El tratamiento siempre depende del estado del linfoma pero generalmente se trata con quimioterapia y radioterapia.

La detección oportuna y temprana garantizan la remisión de la enfermedad.

Fuente