Hasta cuatro de cada cinco casos de esquizofrenia se remontan a los genes heredados.

Al aplicar un nuevo enfoque estadístico a los datos recolectados de más de 30 000 pares de gemelos, los investigadores han producido cifras exactas sobre los factores en el riesgo de la enfermedad, lo que nos ayuda a identificar los genes responsables de sus síntomas.

Científicos de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, se dieron a la tarea de estudiar un grupo de información recolectada de un registro de gemelos frente a los datos del Registro de Investigación Central Psiquiátrico para llegar a una muestra total de 31524 parejas de gemelos nacidos entre 1951 y el año 2000.

El estudio de gemelos es una forma sólida para determinar si una condición es hereditaria o se ocasionó por factores ambientales.

Los gemelos llamados idénticos o pares gemelos monocigóticos heredaban los mismos conjuntos de genes de sus padres.

La comparación de las características encontradas entre ellas con las de pares de gemelos dicigóticos (o gemelos no idénticos) puede proporcionar una fuerte indicación de las causas de una condición en uno de los gemelos.

Aunque esto es bueno en teoría, desafortunadamente la biología es un tema en el que se necesitan muchos números para llegar a una conclusión confiable y puede ser difícil encontrar suficientes gemelos con una condición específica para participar en un estudio.

En el caso de la esquizofrenia, afecta a poco menos de 5 de cada 1000 individuos, lo que hace difícil reunir datos suficientes en gemelos. Por lo tanto, el Registro Nacional de Dinamarca, combinado con herramientas estadísticas ha sido un excelente camino por recorrer.

Un estudio similar realizado en Finlandia con 1998 con una muestra menor, concluyó que la heredabilidad de esquizofrenia era de un 83%.

Otro análisis realizado en Suecia en 2007, encontró que los genes eran la causa de la esquizofrenia en un 67% en casos femeninos y 41% en hombres.

Estos números no son de total ayuda ya que la esquizofrenia es una condición en disputa. Al igual que el autismo, en días pasados, la palabra intenta cubrir un amplio espectro de causas y síntomas que necesitan ser mejor clasificados.

En un intento por obtener un mejor control sobre las estadísticas, los investigadores calcularon dos estimaciones, tanto en una estrecha definición como en amplio trastorno.

Para la definición más estrecha, los genes estimados determinaron el diagnóstico de la condición en un 79% del total de los casos, mientras que cuando se incluyó un espectro de la esquizofrenia, esta disminuyo en un 73%.

“Este estudio es ahora la estimación más completa de heredabilidad de esquizofrenia y su diversidad diagnóstica”, dice el  investigador Rikke Hilker de la Universidad de Copenhague.“Es interesante que indique que el riesgo genético para la enfermedad parece ser casi de igual importancia en todo el espectro de la esquizofrenia”.

La investigación también proporcionó una edad promedio de 28.9 en la que los síntomas de la esquizofrenia llegan a ser lo suficientemente importantes para generar un diagnóstico.

Los estudios en gemelos son herramientas útiles, pero se basan en el supuesto de que los gemelos reflejan los mismos patrones de herencia que la población en general. También existe la cuestión de cuánto puede generalizarse una base de datos nacional a otras partes del mundo.

El debate de remolque de la naturaleza contra la nutrición a menudo esconde la complejidad de la enfermedad y la discapacidad. Incluso la herencia de un gen puede ser complicada por los efectos de edición de la epigenética, o las llamadas mutaciones mosaico post-zigóticas que tienen lugar poco después de la concepción.

Los genes individuales se han relacionado con la esquizofrenia en el pasado, y sobre la base de los resultados de este estudio hay casi seguramente más que descubrir en el futuro.

Los límites y las definiciones de esta condición mental grave podrían cambiar, pero no importa lo que lo llamamos, los que sufren de efectos debilitantes de la esquizofrenia se beneficiarán de saber más acerca de sus causas subyacentes.

Fuente