El año pasado, los científicos descubrieron que el conteo de espermatozoides en los países occidentales se había desplomado en un 50% en 40 años. Aunque las razones detrás del declive son complejas, muchos investigadores dicen que el fenómeno se debe a la interrupción de hormonas en los hombres.

En nuevo estudio, los científicos han logrado demostrar que el ibuprofeno, uno de los analgésicos más comunes, tiene un impacto negativo en la salud testicular. Esto altera la producción de hormonas induciendo una condición llamada hipogonadismo compensado.

Si bien, investigaciones previas ya habían demostrado que la exposición fetal al ibuprofeno y otros analgésicos como la aspirina y el paracetamol, podría ser perjudicial, se desconocía los verdaderos efectos en hombres adultos.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores reclutaron a 31 participantes hombres, de entre 18 y 35 años. Le dieron al a mitad una dosis moderada de ibuprofeno (600 mg, equivalente a tres tabletas), diariamente durante 6 semanas, mientras que el otro grupo tomó un placebo.

En contexto, algunos sitios médicos consideran que el máximo de consumo diario para adultos es de 3200 mg. Pero incluso, una pequeña fracción de este total tuvo un efecto negativo en los hombres que consumieron el analgésico después de dos semanas de uso diario.

En tan solo 14 días, los hombres que tomaban ibuprofeno diariamente, exhibieron un aumento en las hormonas luteinizantes, que ayudan a regular la producción de testosterona, lo que indica que los niveles de función testicular han disminuido, forzando el organismo a compensar los niveles de testosterona.

Si bien este efecto no fue permanente, los investigadores advierten que el uso prolongado de ibuprofeno en hombres puede progresar a condiciones de salud más serias que provocan una baja producción de testosterona, perjudicando así su fertilidad.

También es motivo de preocupación, que hombres con hipogonadismo compensado eventualmente progresen a hipogonadismo primario manifiesto, que se caracteriza por baja testosterona circulante y síntomas prevalentes como disminución en la libido, reducción de la masa y fuerza muscular y depresión del estado de ánimo y fatiga.

Si bien los investigadores, están tomando con seriedad los resultados de este estudio, están conscientes que la muestra fue pequeña y que definitivamente se va a requerir más investigación.

Fuente