La Sociedad Internacional de Virus del Papiloma anunció que Australia podría convertirse en el primer país en eliminar por completo el cáncer de cuello uterino. Según un nuevo estudio, los esfuerzos de Australia para distribuir una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) de forma gratuita en las escuelas han sido un éxito rotundo.

La infección de transmisión sexual causa el 99.9 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino. En 2007, el gobierno federal australiano comenzó a ofrecer la vacuna a niñas de entre 12 y 13 años, y en 2013 también se puso a disposición de los niños. Las niñas y los niños que están por debajo de esa edad, pero menores de diecinueve años también tienen derecho a dos dosis gratuitas de la vacuna.

Entre 2005 y 2015, el porcentaje de mujeres australianas de entre 18 y 24 años con VPH disminuyó del 22.7 % a solo el 1.1%. Las tasas de inmunización han aumentado aún más desde 2015, contribuyendo a lo que se describe como un efecto de “protección de rebaño”.

El mundo no se está poniendo al corriente. En los EE. UU., la vacuna contra el VPH no es gratuita. Según la Asociación de Profesionales de la Salud Reproductiva, puede costar hasta US $ 450 para el régimen completo, aunque a menudo hay asistencia financiera disponible.

En 2016, el 78.6 % de las niñas australianas de 15 años y el 72.9 % de los niños australianos de 15 años fueron vacunados, pero solo el 50 % de las niñas estadounidenses entre 13 y 17 años y el 38 % de los niños estadounidenses entre 13 y 17 había recibido la vacuna, según los datos publicados por la Henry J. Kaiser Family Foundation.

La situación es mucho peor en el mundo en desarrollo, donde la tasa de incidencia del virus del papiloma sigue siendo alta.

“Dos tercios de la población mundial de mujeres no tienen acceso a lo que hacen las mujeres australianas”, dijo Joe Tooma, director ejecutivo de la Australian Cervical Cancer Foundation.“A menos que hagamos algo, seguirá siendo uno de los principales asesinos de cáncer en los países en desarrollo”.

La administración de la vacuna contra el VPH en las escuelas también ha demostrado su eficacia en un ensayo que se llevó a cabo en Bhután. Ofrecer este tipo de acceso gratuito a la vacuna en otros países en desarrollo puede parecer una medida costosa, pero como muestra el ejemplo australiano, podría aliviar la carga del cáncer de cuello uterino más adelante.

Fuente