Los productos hechos a base de marihuana definitivamente están ganando terreno, sin embargo, aún no habían estado presentes en los productos de salud para las mujeres y su sexualidad. Aunque se ha considerado la hipótesis de que varios compuestos de cannabis alivian los síntomas asociados con el dolor de la menstruación, todavía no ha existido investigación que lo respalde.

Foria Wellness, es una empresa emergente con sede en California que está tratando de cambiar esto. Lanzó una línea de productos que incluye lociones, aerosoles, plumas para vaporizadores y supositorios a base de marihuana, diseñados específicamente para ayudar a las mujeres con el tratamiento del dolor menstrual.

Si bien el producto controversial de Foria, ha sido apodado “tampón de marihuana”, no es exactamente eso, si no un supositorio que cuando se inserta en el cuerpo se absorbe rápidamente.

Los supositorios de Foria, están formando la base de un estudio observacional de 400 mujeres para ver cómo los productos a base de marihuana afectan los síntomas asociados al periodo menstrual.

Hasta el momento, Foria ha recaudado 2 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Gotham Green Partners, una firma de capital de riesgo, centrada en cannabis.

Los productos que contienen THC están disponibles en Colorado y California, donde el consumo de cannabis es legal para adultos. Estos productos estarán disponibles en Canadá una vez que la legalización de esta sea vigente.

Staci Gruber, profesora de psiquiatría de la Escuela de Medicina de Harvard y directora del Centro de Neuroimagen Cognitiva y Clínica y del programa de Investigaciones de Marihuana para el Descubrimiento de Neurociencia en el Hospital McLean en Massachusetts, está utilizando el supositorio de marihuana de Foria como parte del estudio observacional.

El estudio será financiado por Foria y Flow Kana, un productor y distribuidor de marihuana que proporcionará los productos Foria a los participantes.

El estudio observacional encuestará a las mujeres participantes durante algunos meses, pidiéndoles que registren cómo son sus síntomas mientras usan el supositorio. Se compararán los resultados con un grupo placebo.

El ensayo clínico puede llegar a ser costoso y difícil ya que los investigadores deben pasar por un largo proceso de solicitud, que puede llevar años, para obtener el permiso para realizar este estudio. Además, en los Estados Unidos, todo el cannabis utilizado para investigación debe comprarse a través del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Muchos investigadores han dicho que el suministro de este instituto es de mala calidad ya que tiene bajas concentraciones de THC. Sin embargo, el estudio se llevará a cabo de todos modos, esperando lograr el aumento en la compra de productos de Foria Wellness.

¿Comprarías este producto?

Fuente